Conozco la sonrisa brillante de las mañanas...
Las tardes melladas,las desdentadas noches.
Sé del aullar de gigantes en lumbres aspas de molino
,sé del letargo de los sentidos entre el estruendo de monedas,sé del néctar de las bocas y de su aliento en la nuca,
sé de las palabras inútiles como bolitas de humo,y de camas deshechas como lienzos desflorados.
Sé de los bordes cortantes del canto herido,
sé de su demencial cordura.
Desconozco, sin embargo, ese rostro vagamente familiar,
que me mira a cada instante desde el espejo...


-kutxi Romero-

23 de diciembre de 2012

Independencia.



Estoy en un avión, dejando atrás la  ciudad Condal por unos días, donde he pasado prácticamente los últimos 4 años de mi vida. Estoy volviendo a casa por eso que llaman Navidad.  Estoy volviendo a casa, aunque al despedirme en Barcelona, también tenía la sensación de que dejaba mi casa atrás.

Atravesar los cielos en un avión y aparecer en un sitio totalmente distinto es algo muy común en mi vida. Con 25 años he tenido la oportunidad de crecer en Canarias hasta la adolescencia, y repartir mi juventud y mi proceso de madurez en ciudades tan distintas como Sevilla, Santiago de Chile o Barcelona.  Mi DNI dice que soy española, aunque la verdad no tengo muy claro que significa eso. Nunca me  ha importado sentirme de una nación,  siempre he contestado escéptica a preguntas como ¿ tú qué te sientes más canaria o española?.  Sinceramente, me siento canaria, andaluza, chilena y catalana.  Me siento de los sitios dónde he crecido y aprendido como persona, dónde me he adaptado y aprendido de diversas formas de vida y cultura que me han ido conformando tal cual soy hoy. No me defino por fronteras o territorios, no creo en ellos.

Aquí, desde las alturas, mientras oigo hablar catalán a la pasajera que está justo detrás mía, y dos canarios entre chachos y flejes bromean,  y yo me siento identificada con ambos, me pasan por la cabeza estos últimos meses en los que ha estado muy presente un gran debate “ la independencia de Cataluña”.

Lo primero que tengo que decir al respecto es que toda población, comunidad, grupo de personas, tienen derecho a luchar por preservar su cultura, su identidad, su lengua, su historia... mucho más cuando esta cultura ha sido oprimida con anterioridad.  El catalán es un idioma, es una forma de expresarse y de construir la realidad, porque con las palabras se construye y se guarda la memoria, prohibir eso es prohibir parte de la identidad de una comunidad. Es coartar la libertad de las personas, expresiones de wertgoña como españolizar, me recuerdan al peor de los colonialismos. Me encantaría saber cómo le sentaría a tal fantoche, y a muchos españoles, si de repente nos obligan hablar sólo en inglés.  Cómo sentaría al canario que le prohibieran decir guagua, o al andaluz tela.

Pero para mí todo ello no justifica más fronteras. La fronteras deciden quiénes son ciudadanos y automáticamente hay un no ciudadano, que es tratado como una no persona, porque no tiene ni derechos ni obligaciones. No puedo apoyar un Estado Catalán, pero porque no me creo los estados, tampoco me creo el Estado Español.  Pero además, en estas pasadas elecciones, el debate sobre la independencia ha sido tan banal y triste, en voz de los políticos, parecía que la independencia nada tenía que ver con la lucha por preservar una cultura, una identidad, una lengua, parecía que el factor económico era el único relevante.

El mensaje “España nos roba” ha sido la principal arma de sensacionalismo en este debate. Un populismo barato por desgracia todavía efectivo.  Efectivo en tanto que crea una rivalidad entre los pueblos inútil y sin razón de ser. Vuelvo y repito que no tengo muy claro cuál es el concepto de España. Porque si se supone que yo también soy parte de España, no sólo no he robado a nadie, sino que también me roban a mi día a día. Nos ha robado una clase política vergonzosa,  que no tendría que ser ninguna clase,  y unos bancos que han asumido el poder económico como absoluto por encima del democrático.  Y en Cataluña, también. El señor Mas,  fue el primero en aplicar las políticas de austeridad mucho antes de que lo hiciera Rajoy,   privatizar la sanidad y encarecer la educación en pro de pagar una deuda ilegitima y privada, por la cual no tendríamos que estar sufriendo ninguno de nosotros. Sin, desde luego, hacer el menor caso a “la voz del pueblo” de la que presumía en su campaña electoral, más bien la ha callado a porrazos.  El problema ha estado en quién y cómo ha gestionado el dinero.  El camarero andaluz no tiene la culpa, ni el profesor madrileño, ni la enfermera canaria. Todos han sido robados.

El mensaje de España nos roba, le permite crear una rivalidad y odio que lo legitime. Le permite echarle todas las culpas a otro y asumir que la situación de crisis que se vive en Cataluña es por culpa de ser parte de España. Y entonces la gente, dice independicémonos si el problema es España, seamos independientes y ya no hay problema, que se lo queden ellos.  Y salen a la calle, miles de personas, y enfrente una pancarta,:“Cataluña independiente, Cataluña Estado europeo. Y ahí es cuando yo me pregunto ¿Eso es ser independiente?. Voy más allá. ¿ En serio alguien alguien se cree que España es independiente?. España es dependiente de Europa igual que lo será Cataluña.  ¿Cuál es la independencia que quiere Cataluña? ¿Ser un estado neoliberal encabezado por Mas? ¿Qué clase de independencia es esa? ¿Se van acabar los desahucios? ¿ la sanidad será pública libre y gratuita? ¿ de repente bajaran las tasas universitarias? Bajo una política neoliberal, no. 

¡Independicémonos! Pero del capital. Independicémonos de la troika. Aboguemos por la solidaridad entre los pueblos, no por las fronteras para separarlos. Aboguemos por el aprender unos de otros, por el compartir culturas,  idiomas, y saberes. Aboguemos porque todos los seres humanos seamos libres e independientes. Y ahí va mi gran utopía. 

Las políticas neoliberales, siembre tienen las mismas consecuencias, joder a los debajo para enriquercer a los de arriba. Y no entienden de fronteras, ni países ni estados. Porque las personas no somos libres de circular por ellas, pero el dinero sí. El libre mercado.  Y es que el dinero es más libre que la gente.

Yo abogo por la solidaridad, la solidaridad de los pueblos. Y por la independencia, la independencia del capitalismo. Por la reconstrucción de los valores y de la sociedad desde las personas dignas y libres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada